Injertos parte II

En la entrada anterior vimos qué es un injerto y sus utilidades, hoy comenzaremos a adentrarnos en la parte práctica. Si decidiste injertar un cactus, lo primero que necesitas es un pie de injerto, o en criollo: la base, el cactus soporte.

Peyote injertado sobre un Echinopsis

¿Cómo elegir un pie de injerto?

Para elegir el cactus que servirá de pie o soporte deben tenerse en cuenta los siguientes aspectos:

1) Familia/Especie:
Si se desea injertar un cactus, el pie también debe ser un cactus. Hay algunos que funcionan muy bien como pie, entre ellos: 

Echinopsis multiplex u otros Echinopsis que esquejen con facilidad: son excelentes y en general muy resistentes, de rápido crecimiento y al producir numerosos esquejes se pueden tener varios siempre disponibles para realizar injertos, además de otorgar resistencia a plagas. Puedo recomendarlos, ya que las he utilizado muchas veces para injertar con alta tasa de éxito.

Echinopsis Multiplex (Wikipedia)

Myrtillocactus geometrizans: es el pie de injerto por excelencia, debido a la facilidad con que se puede manipular, dado que produce pocas espinas.
Myrtillocactus geometrizans (wikipedia)


Hylocereus: son muy utilizados porque crecen rápido, son fáciles de esquejar y no tienen espinas. Aguantan muy bien la humedad y son bastante comunes (en muchos jardines crecen como plantas colgantes, muchas veces los dueños ignoran que se trata de una cactácea). La gran contra de estos es que tienen una corta vida como pie de injerto, y al cabo de un tiempo se hace necesario volver a injertar.

Hylocereus (Wikipedia). También se conoce como pitaya
Opuntias: entre sus cualidades se cuentan su fácilidad de cultivo y obtención de esquejes, rápido crecimiento,  y resistencia a plagas.

Opuntia tomentosa (www.plantasvillor.com)

Pereskias y Pereskiopsis: Las estrellas de los microinjertos (injertos de cactus de semillero), aunque no lo parecen pertenecen a la familia de las cactáceas.

Mi pequeño cultivo indoor de Pereskias

2) Tamaño: es otro criterio a tener siempre en cuenta. El pie de injerto debe tener siempre una sección transversal de diámetro mayor al cactus que se desea injertar. Dicho de otro modo: el pie tiene que ser más gordito que el cactus que va arriba. O al menos igual de gordito. De otro modo va a ser muy difícil sostener el injerto, y es menos probable que prospere.

3) Edad:
el portainjertos a utilizar no debe ser muy viejo, ni muy leñoso. Eso hace difícil la unión de los cactus. Tampoco tan joven que no sea capaz de alimentar y proteger a su huésped.


¿En qué época injertar?
 Conviene injertar en época de actividad, es decir, primavera y verano. 


En la próxima entrada, el paso a paso para realizar un injerto exitoso!

6 comentarios:

{ Marisol Arancibia } at: 18 de octubre de 2011, 11:01 dijo...

Hola que buena explicación de como realizar injertos, muy bueno tu blog, así uno aprende algo nuevo cada día, saludos.

{ La Cactaria } at: 18 de octubre de 2011, 16:09 dijo...

Gracias Marisol! me alegra que te resulte útil, no te pierdas la tercera y última parte del tutorial de injertos, saldrá la próxima semana.

Saludos!

{ cecicactus } at: 18 de octubre de 2011, 18:49 dijo...

genial!

{ ARG } at: 19 de octubre de 2011, 7:09 dijo...

Me encantó el artículo, y en general tu blog. Cuenta con otro adepto.

Un saludo

{ pedro dardon } at: 15 de enero de 2013, 17:44 dijo...

Se puede injertar un peyote en un Myrtillocactus geometrizans

{ La Cactaria } at: 15 de enero de 2013, 18:17 dijo...

Si Pedro, perfectamente, el Myrtillocactus geometrizans es uno de los mejores cactus para usar como pie de injerto.

Publicar un comentario

 

Copyright © 2010 • La Cactaria • Design by Dzignine