Injerto de Mamilas

Algunas Mammillarias son muy fáciles de reproducir porque producen numerosos esquejes. Sin embargo otras no son tan fáciles, y para ellas va esta técnica de reproducción mediante injerto de mamilas, que también sirve para salvar un ejemplar atacado por hongos, por ejemplo.

A primera vista no parece tener sentido injertar una mamila, teniendo en cuenta que la areola capaz de producir ramificaciones, flores y frutos es la que se encuentra en las axila de las misma, sin embargo hice el intento y funcionó, por suerte las reglas no son tan estrictas en el mundo vegetal!


Materiales:

  • Trincheta o navaja bien afilada
  • Algodón
  • Alcohol etílico
  • Hisopos
  • Canela en polvo
  • Servilletas de papel
  • Cinta de pegar o film plástico de cocina

Materiales

En primer lugar hay que limpiar bien la superficie a trabajar y los instrumentos de corte con alcohol.

Como pie de injerto usé mis queridos Echinopsis multiplex, porque son fáciles de reproducir, crecen rápido, y son muy resistentes a plagas; pero pueden experimentar utilizando otros cactus. En esta entrada pueden encontrar ideas para elegir un buen pie de injerto.
Multitud de Echinopsis haciendo pogo.
Una vez elegido el pie, se lo decapita. Para no pincharse pueden envolver el cactus con un par de servilletas enrolladas, como se ve en la foto.

Preparando a la víctima para la ejecución.

Luego se "afilan" un poco los bordes del corte, para que al cicatrizar la piel no tienda a cerrarse sobre el injerto, lo que podría sacarlo de su lugar.

Hecho esto se tapa el corte con la misma "tapita" que se le quitó, para evitar que se seque mientras pasamos a obtener la mamila.

Mammillaria Plumosa con una mamila menos.

El procedimiento para obtener la mamila es tan simple como tomar la Mammillaria, elegir una de las mamilas de la base (para que se note menos su ausencia), y separando las otras, cortar delicadamente procurando no dañar el resto del cactus.

Mamila!
Una vez obtenida se pueden recortar con una tijerita la o las espinas, y/pelos que suele tener el ápice, para que sea más fácil trabajar con ella. OJO! no lastimar la mamila haciendo esto.

El corte realizado en la Mammillaria madre se hisopa con un poco de canela en polvo, para evitar infecciones por hongos. Cuando cicatriza ni se nota que le falta una mamila, lo juro.

Luego se coloca sobre el corte del pie de injerto, procurando hacerla coincidir con los haces vasculares del mismo.
Injerto

Para mantenerla en su lugar mientras cicatriza y se une, se puede utilizar un trocito de algodón colocado sobre la mamila, y fijado con una cinta de pegar hasta los costados de la maceta, como se puede ver en la foto. También se puede utilizar un cuadrado de film plástico de cocina, que se coloca centrandolo sobre la mamila y bajando los bordes, se hace una torzada en la base de la maceta (sirve siempre que la maceta no sea muy grande).
Fijación
Injertos listos

Luego de dos semanas como mucho, ya se puede retirar el método de fijación. No se verán resultados inmediatamente, pero lo primero que se nota es que las mamilas "engordan". 


Injertos cicatrizados, engordando.





Así pueden pasar varias semanas, hasta que por la base comienzan a aparecer pequeños brotes.

Mammillaria sin ID
Mammillaria plumosa

Mammillaria bocasana

En mi caso, algunas dieron solo una ramificación, otras dos, y algunas hasta cuatro. Crecen muy rápidamente alimentadas por el pie, incluso floreciendo a menos de un año de ser injertadas.


Mammillaria plumosa

Mammillaria bocasana var. rekoi

Mammillaria bocasana

Mammillaria sin ID

Y pueden seguir creciendo otro tanto, hasta que decidas quitarlas del pie y ponerlas a enraizar... O bien decidan independizarse solas, como ocurrió con las mías, que antes de ser cortadas ya comenzaron a echar raíces.

Pequeñas raíces

Raíces en Mammillaria plumosa

Plumosa 2




Paneo general: hay una Parodia colada que también bajé de su pie.
Si deciden bajarlas del pie sin que hayan enraizado, simplemente se cortan, se espolvorean con un poco de canela y hormona para enraizar, y se colocan en una bandeja con arena unos días. Enraizan muy rápido, a los 10 días ya pueden tener una Mammillaria completamente independiente (el tiempo dependerá de la especie y el clima, por supuesto).

Pero no todo termina acá. Los Echinopsis que sirvieron como pie de injerto los guardé, pensando en obtener hijuelos de ellos. Entonces espolvoreé con canela las heridas que quedaron de sacar las Mammillarias, y quedaron asi:



A algunos les había quedado "pegada" parte de la mamila original...Cuál fue mi sorpresa al ver que luego de unas semanas, comenzaron a brotar nuevas mammillarias!!


Nótese como se desprende "la cascarita" y surgen brotes nuevos

Días después, más grandes (M. bocasana)

Así que si deciden injertar mamilas, recuerden quitarlas del pie con cuidado para no dañar mucho la mamila original, de esa forma se pueden tener casi una máquina de producir Mammillarias!

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Copyright © 2010 • La Cactaria • Design by Dzignine